Ciencias Sociales, Geografía, Historia, Historia del Arte

Hacia una nueva mirada del DUA: la realidad del alumno NEA en el aula. La red socioemocional del aula y del centro.

Reconozco que el Diseño Universal para el Aprendizaje es el enfoque de atención a la diversidad mas completo que conozco, aunque estoy convencido que no es el único, y que mi ignorancia es supina en este tema.

El DUA es un modelo muy completo y analiza cómo el alumnado con handicap se enfrenta a las barreras que el curriculum, el sistema educativo y nosotros mismos, imponemos. Afronta el reto de la atención a la diversidad teniendo en cuenta que cada persona, independientemente de su condición, usa tres redes para aprender: la afectiva, la de reconocimiento y la estratégica. Pormenorizando, para cada una de esas redes, las diferentes estrategias, herramientas, recursos y actividades que podemos proponer al alumnado, para que este, de forma autónoma pueda superar las barreras.

Sin embargo, el DUA tiene una limitación. Su origen parte del diseño arquitectónico y cómo conseguir que los edificios no presenten barreras a los usuarios. Desde esa idea se planteó su transferencia a la Educación y los límites que imponían los currículums educativos.

En esa transferencia no tuvieron en cuenta que los edificios son algo neutro, les falta el espacio y el tiempo vivido por las personas que los habitan. Algo que se debe tener muy en cuenta en la Educación, ya que nuestro alumnado con hándicap no está habituado a trabajar en las clases ordinarias, al igual que el resto de alumnos no suele estar habituado a convivir y trabajar con el alumnado con handicap. Por desgracia, no solo no están integrados, es que muchas veces sufren las risas y el acoso de sus compañeros, en especial aquellos alumnos que no despiertan el cariño, por ejemplo, el alumnado TEA. El ejemplo mas claro es analizar que hace el alumnado con Necesidades Específicas de Aula en los recreos.

De hecho, durante este curso he podido comprobar cómo ha evolucionado esa integración emocional y personal de mi alumnado. Por ejemplo, en el inicio del curso mi alumnado NEA no querían trabajar en el aula ordinaria: se despistaban, molestaban, se levantaban en clase o incluso llegaron a eructar en clase.. Su vida en el aula ordinaria consistía en hacer una serie de actividades mas o menos mecánicas, que luego presentaban al final de la clase, así que el hecho de trabajar con estructuras cooperativas como el resto, o que yo mismo me acercara a trabajar con ellos les resultaba extraño.

No nos quedaba más remedio que cambiar de táctica, de modo que en el inicio de la clase trabajábamos las emociones, en especial con Lola, ya que su timidez y la nueva forma de trabajar en clase la superaban. La idea partió de Toni Nieto, mi compañera de docencia compartida, así que antes de iniciar la clase identificábamos las emociones del grupo NEA. Esa fue la verdadera puerta de entrada para la integración: preocuparnos por ellos, antes que su aprendizaje.

No solo trabajamos la integración individual. Una vez a la semana trabajábamos una dinámica emocional, en la que todos participaban. Esas dinámicas socioemocionales permitieron el acercamiento y la aceptación de las diferencias de cada uno. Estaban comprobando que todos eran adolescentes.

A eso sumamos que mi intervención en el aula se normalizó. Ya me consideraban como otro docente de referencia, no solo era Toni quien les orientaba en su día a día. Ahora podía comenzar la clase, pedirles que sacaran los materiales , evaluarles, comentarles las mejoras, y lo mejor de todo, ellos comenzaban a responder y preocuparse por su evolución en la clase.

Gracias a ese proceso de integración personal, de compartir experiencias, y al enorme apoyo que mi alumnado se está prestando, hemos podido conseguir que ellos comiencen a trabajar en el aula ordinaria siguiendo el enfoque DUA. Por ese motivo, este modelo necesita incluir la red o el tejido socioemocional del aula y del centro, una red que promueva la integración social efectiva del alumnado NEA, y no solo se centre en el aprendizaje.

2 comentarios en “Hacia una nueva mirada del DUA: la realidad del alumno NEA en el aula. La red socioemocional del aula y del centro.”

  1. Interesante cuando manifiestas la necesidad de atender lo emocional antes de las demás actividades, me gustaría conocer acerca de las dinámicas que mencionas. Por otro lado, también soy profesor, y mis estudiantes están mostrando dificultades de aprendizaje. ¿Has utilizado alguna técnica para identificar las causas?

    Me gusta

    1. Hace unos meses escribí un post que se llamaba la Neuroeducación es para ser, no para hacer. En esa entrada podrás encontrar mas información.
      En cuanto a la detección, no suelo usar técnicas, ya que para eso tengo a mi equipo de orientación. Ellos son los verdaderos expertos, a partir de su criterio vamos trabajando.

      Un saludo gracias.

      Me gusta

Responder a Prince Jefferson Pietro Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s