Nos podemos sentir orgullosos

Para ser profesor o maestro hay que tener vocación … esta es una frase que se repite continuamente cuando te dedicas a la Educación, si bien en parte estoy de acuerdo con Ricardo Moreno Castilla en que no es esencial (hay un párrafo esclarecedor en uno de sus libros, que afirma que cuando uno busca un médico no busca un médico con vocación sino un buen médico), si considero que ayuda bastante, ya que en nuestra profesión hay muchos elementos que tienen relación con la fe, independientemente de que seamos o no religiosos.

Yo tengo vocación, en el sentido estricto del origen latino de la palabra, es decir, la acción de llamar, a mí hace 7 años que me llamó la Educación y me convertí en profesor, es decir, en alguien que profesa una fe enorme en la Educación.

Con esto no quiero convertirme en un mártir o en un santo, lo que si quiero defender es que nuestros docentes españoles tienen que tener vocación, porque luchan todos los días contra viento y marea con múltiples obstáculos.

Entre estos obstáculos se encuentran, por enumerar unos pocos, la cantidad de burocracia enorme que hay que realizar día a día, enormes cantidades de papel que prácticamente no sirven para nada o sirven a otros fines que poco tienen que ver con la Educación.

La lucha diaria con unos alumnos desmotivados, con serios problemas familiares, de conducta, algunos con problemas de drogas, bandas.

Y como no la peor lucha de todas, la que bajo mi punto de vista es la que mas socava el papel o el rol de los docentes. Las críticas continuas de padres, madres y la sociedad, que utilizan frases del estilo de “como tienen muchas vacaciones” ,“es que lo que deberías hacer es”, “vamos a denunciarte”.

A pesar de que se me olvidan muchas cosas no puedo menos que preguntarme, ¿Con las siguientes condiciones cualquier profesor de Finlandia, Singapur, se atrevería a trabajar en España?. No son los buenos docentes los que a pesar de las dificultades siguen luchando día a día para mejorar la Educación en España, ese para mí es el quid de la cuestión, la verdadera vocación es que incluso en estas condiciones siguen habiendo profesores y profesoras que se levantan con ilusión para conseguir que sus alumnos aprendan y se conviertan en personas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s