Invierte tu aula #abp #pbl. Alumnado que se convierte en docente.

Tras muchos años trabajando tareas muy específicas de los tres sectores, decidí cambiar de tercio y crear algo más sencillo, más práctico y creo que más motivador.

Las Ciencias Sociales de 3º de la ESO se centran mucho en la economía, así que para ganar tiempo para poder ver temas más interesantes como el Subdesarrollo o el Medio ambiente, abrevié el temario. Ahora mi alumnado en vez de tener que trabajarlo en clase conmigo deciden que sector y que actividad quieren investigar, para luego presentarles los resultados de su investigación a los demás.

La tarea integrada resultante es bien sencilla deben buscar información y crear un resumen de una sola cara, un vídeo o podcast explicativo con una duración inferior a 5 minutos y crear un mapa conceptual o mental, que les sirva como guía. Si bien no aparecen productos espectaculares, si ha permitido entroncar con la curiosidad del alumnado, lo que ha provocado que se haya investigado: la industria musical,  el armamento, la producción de droga, el e-commerce.

Mi única condición con los temas era que se cubrieran todos los sectores, y que el análisis se hiciera desde el punto de vista económico, social y, por supuesto, sin buscar el lado morboso. Teniendo en cuenta que han  tocado temas escabrosos, he de reconocer que siempre lo han hecho desde la seriedad y el respeto. Cosa que me ha sorprendido gratamente.

Para el curso que viene intentaré que organicen la información en base a preguntas. Siguiendo este esquema ¿Qué?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Cómo?, ¿Por qué?, ¿Quién?, ¿Para qué?. Aunque este año lo he seguido, no todos los grupos lo han hecho.

Los resultados son esperanzadores, a pesar de que hay que corregir el tan temido copia/pega, pero el hecho de que hayan introducido las fuentes de información y que les preguntara en clase, me ha tranquilizado. La información, si bien breve y sucinta, la conocían y sabía aplicarla.

En definitiva, ha sido otra forma de trabajar una tarea. Siguiendo la estela del modelo flipped, para así conseguir invertir los roles y que fueran ellos los que decidieran que teníamos que ver en el aula.

Ahora sólo queda conectar con la siguiente tarea. Como conocen los sectores económicos, vamos a trabajar el emprendimiento y van a crear una empresa. Esta tarea la vuelvo a retomar tras unos cuantos años, y espero que funcione tan bien como lo ha hecho otras veces.

Carta a los Reyes Magos (III) … quiero poner en práctica el aprendizaje #cooperativo

ser fuertes

“Queridos Reyes Magos este año quiero poner en práctica el aprendizaje cooperativo en el aula…”

Pues si quieres trabajar con Aprendizaje Cooperativo, puedes seguir las excelentes recomendaciones y recursos que dejó el equipo de Pere Pujolás y de José Ramón Lago en la Universidad de Vic. Destaca sobre todo el programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar, que os recomiendo como base para lanzaros a trabajar esta estrategia. De igual modo, son más que recomendables los libros de los hermanos Johnson, entre otros podéis leer: El Aprendizaje cooperativo en el aula, Los nuevos círculos del aprendizaje.

Si optas por algo muy práctico y orientado a lo que quieras desarrollar en el aula existen múltiples recomendaciones, pero sin dudarlo, alguien a quien tienes que leer es a Spencer Kagan y sus estructuras de Aprendizaje Cooperativo. En España existen múltiples ejemplos de docentes e investigadores que lo llevan a la práctica. Como investigadora y gran divulgadora os recomiendo a Paloma Gavilán, especialista en el área de Matemáticas, así como Ramón Alario, especialista en el área de Ciencias Sociales. Ambos escribieron un libro llamado Aprendizaje cooperativo: una metodología con futuro. Principios y aplicaciones.

Como centros destacados siempre hay que reseñar al Colegio Ártica. Un referente en el ámbito nacional dentro de esta estrategia, al que hay que agradecer que publique de forma libre y gratuita sus recursos y documentos. Otro centro digno de mención es de el mi maestro en el Aprendizaje Cooperativo, Guillermo Rodríguez Molina. Willy trabaja en el Padre Piquer de Madrid y allí llevan desarrollando desde hace años un proyecto muy interesante, Aulas Cooperativas Multitarea. Os dejo también un vídeo donde se muestra el trabajo en este centro.

Otras grandes maestras del Aprendizaje Cooperativo son Adela Fernández, Irene González  y María del Mar Pérez, ellas forman el colectivo Bloggeando, y junto a algunas de ellas he podido conversar sobre como poner en práctica esta estrategia. Mi otra gran maestra es Berta Martínez, con quién pude colaborar en un curso, lo que me abrió un mundo lleno de posibilidades para trabajar cooperativamente. Berta  colabora con el CEDEC INTEF, elaborando secuencias basadas en el trabajo cooperativo, como esta que se llama Tiene Truco.

Para terminar os recomiendo que echéis un vistazo al libro Aprendizaje Inteligente de Montserrat del Pozo. En el descubriréis una enorme cantidad de estrategias y de formas de llevar a cabo el trabajo cooperativo.

Posdata: Este post lo quiero dedicar a la memoria de Pere Pujolás, que como lo definió Fernando Trujillo, fue probablemente la persona que más ha hecho por el Aprendizaje Cooperativo en España. Su legado ha quedado en la red Khelidón, red que se conforma para agrupar a las instituciones, centros y personas que trabajan con el Aprendizaje Cooperativo.

Sé lo que hiciste el último verano (II). Flipped UIMP15. #flippeduimp15

El último hito antes de disfrutar las vacaciones fue el curso de Flipped Classroom de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Gracias a la invitación de Manuel Jesús Fernández, pude compartir mi experiencia sobre la enseñanza invertida y el Aprendizaje Cooperativo.

Ya la misma preparación del taller y de la ponencia fue un esfuerzo cooperativo, ya que estuvimos compartiendo espacio y experiencias: Berta Martínez, Irene González, Adela Fernández y yo mismo. Sin dudarlo, el hecho de contar con la experiencia de ellas me ha servido mucho y me ha abierto los ojos a nuevas perspectivas sobre el Aprendizaje Cooperativo.

Así que iniciamos a realizar quedadas virtuales para poner en común nuestras experiencias, y de ahí fueron surgiendo las ideas del taller, que se inició con una temática común: el calentamiento global y el cambio climático. La idea inicial era compartir el vídeo creado, visionarlo, para luego poder trabajar  con estructuras de Aprendizaje Cooperativo.

Gracias a Berta y a Bloggeando creo que se desarrolló un taller muy práctico. Ellas fueron introduciendo toda una serie de estructuras y planificación, que sinceramente, me sirvieron para entender como aplicar el Aprendizaje Cooperativo de forma más sistemática.

Fue un gran día. Entre otros motivos porque los docentes que se encontraban allí reunidos tenían una gran experiencia y voluntad. Lo que facilitó mucho el poder trabajar y desarrollar las prácticas.

El otro componente esencial fue el emocional. Como siempre fue un placer coincidir con Manuel Jesús Fernández, Domingo Chica y Antonio Calvillo. Al igual que fue muy grato poder conocer a Ana Basterra y Víctor Marín.

Dejo aquí el enlace del site que crearon mis compañeras, a las que agradezco su enorme trabajo.

Ayuda a los demás. Mi primer intento de Aprendizaje Servicio.

Cuando conocí el Aprendizaje Servicio (ApS) me llamó inmediatamente la atención. José María Ruiz Palomo, estaba desarrollando un proyecto de ApS que consistía en que su alumnado arreglaba los ordenadores del programa Escuela 2.0.

Comprendí que esta metodología cuadra con mi idea de desarrollo de la competencia social y ciudadana. Entiende que el alumnado ya es ciudadano que puede y debe modificar su entorno, además la ayuda a la comunidad es un método muy eficaz de aprendizaje.

No fue hasta este curso cuando me lancé. La idea del proyecto era que en grupos cooperativos de base, investigaran un colectivo, asociación… con los que colaborar/ayudar. Buscaba que fuera un aprendizaje en acción, así que cada grupo se puso a investigar para presentar su propuesta.  Posteriormente las propuestas se votaban y el proyecto más votado, era en el que el grupo y el propio docente se volcaba para conseguir nuestro objetivo.

Ese objetivo no tenía porque ser ambicioso, de hecho se valoraba que no hubiera que recaudar dinero, ya que no era necesario para poder ayudar a los demás. Objetivos dominados por la realidad, centrados en comprobar que podemos hacer cada uno en nuestro contexto.

El elenco de propuestas fue enorme: ayudar a ancianos, inmigrantes, asociaciones de mujeres víctimas de violencia,  mendigos.. pero los proyectos vencedores fueron cuatro, uno por cada grupo de 3º de la ESO: Museo de la frontera, Colaboración con el centro de Educación especial Antonio Machado, Crazy Show por Nepal y Todos con Caritas.

 

palestinaNuestro Museo de la Frontera (3º D) consistió en crear un museo experiencial de la frontera, de modo que los visitantes recibían un pasaporte que  iba a marcar su experiencia. De hecho si recibías un pasaporte verde (extranjero fuera de la UE) podías acabar en un CIE y sufrir el encarcelamiento durante unos minutos.

Cada una de las fronteras estaba realizada con Minecraft, de modo que podían mostrarte la frontera mientras que unas guías te explicaban el porque de esa frontera. Trabajamos con varias fronteras: Palestina, Austria-Alemania, España-Marruecos y España-Portugal, Kuwait-Irak y por último nuestro temido CIE.

La entrada al museo podía ser con dinero o con alimentos no perecederos.

 

20150605_121400La colaboración con el centro Antonio Machado (3ºB) fue mágica. Es un centro de Educación especial, así que preparamos una actuación de carácter visual para que todo el alumnado pudiera disfrutarla.

Así estuvimos trabajando un espectáculo de luz negra y otro espectáculo con LEDS. El resultado fue bastante bueno, a pesar de que tuvimos que ensayar con los pocos medios que disponemos en nuestras clases. Ellos nos hicieron una gymkana, en la que tuvimos que adaptarnos a sus circustancias: una prueba olfativa y táctil, otra que consistía en pintar con la boca, trabajar el lenguaje con signos y pictogramas, así como dirigir una silla de ruedas eléctrica.

Os puedo asegurar que fue una experiencia memorable, que se repetirá en un futuro.

El Crazy Show por Nepal fue el más trabajoso, ya que tuvimos que ensayar en mis clases,  y hacerlo con cerca de 30 alumnos que se iban turnando no es nada sencillo. En este grupo (3º A) decidieron organizar un espectáculo para recoger o dinero o alimentos no perecederos. El Crazy Show es un espectáculo cómico-musical, en el que suenan canciones de forma ininterrumpida durante varios minutos, en nuestro caso fueron 30 minutos sin parar. En cada canción hay que hacer una cosa diferente, por ejemplo se bailaron cosas tan diferentes como Village People, Joselito, el Fary o Michael Jackson.

Al salón de actos acudieron más de 100 personas. Sin dudarlo fueron increíbles muchos momentos, entre otros motivos porque yo mismo participé del espectáculo.

Todo el alumnado ha destacado esta actuación como lo mejor del trimestre.

IMG_20150601_181934

Nuestra última colaboración fue especial, ya que consistió en ofrecer nuestra ayuda y colaboración a Caritas. Todos con Caritas (3º C), quería iniciar su colaboración para ayudar a los inmigrantes que vienen a la aceituna, pero esta ayuda queda un poco lejana en Junio. Así que decidimos colaborar con ellos en el reparto de bolsas de comida, organización y selección de ropa, y de paso conocimos la realidad de nuestra ciudad. Sorprendía el hecho de que sólo en Úbeda, haya casi 400 familias que son atendidas por Caritas. 

Fue una realidad impactante, porque comprobamos como la mayoría del voluntariado cuenta con una media de edad de 50 años o más. Pudimos ver como personas de 60 o 70 años mueven cajas y bolsas que pesan muchos kilos, y como hay más personas de las que imaginamos en el umbral de la pobreza.

Realidad, acción, aprendizaje, que tus alumnos te digan que quieren ser voluntarios/as. Prácticamente todos/as han destacado en su portafolio trimestral que esta actividad ha sido la que más les ha gustado del curso. Aprendizaje servicio y experiencias memorables van de la mano.  Todo para entender que la pobreza y el subdesarrollo no es algo que esta al otro lado de la frontera.

Si queréis saber más en la entrada del post hay una presentación con fotos.

El Aprendizaje Cooperativo en Ciencias Sociales (II) #abp #cooperativo #ludificación

gravity-glue2En una entrada anterior estuve desarrollando los principios de los que parto para utilizar  el Aprendizaje Cooperativo en el aula de Ciencias Sociales.

Esos principios y el ensayo-error, me han permitido apuntar mejor hacia el desarrollo de aulas cooperativas. Concretando en la creación de  nuevos documentos,  que ampararan y reforzaran la cohesión del grupo y la interdependencia positiva.

Un cambio fundamental ha sido la creación del contrato de compromiso. Un contrato en el que se establecen los roles que cada uno de los integrantes del equipo tiene que desarrollar. Estos roles y sus funciones intentan asegurar, que los miembros se necesiten unos a otros para poder trabajar con éxito. A esto se le añade que he introducido cambios en la rúbrica de evaluación y en la autoevaluación/coevaluación del alumnado.

Esos cambios han consistido en introducir nuevas variables dentro del trabajo en equipo y que se pondere con más valor todo lo relacionado con la interacción promotora, es decir, todo lo que conlleve un mejor ambiente conjunto de trabajo. En segundo lugar, los cambios han conducido a discernir más lo que cada uno desempeña en el equipo (responsabilidad personal e individual), mediante un seguimiento más exhaustivo y con una planificación de seguimiento a mitad del desarrollo de las tareas integradas.

Derek-y-Jim-Redmon-Cordon-PressEl cambio fundamental y que todavía no he conseguido implementar, es el desarrollo de habilidades sociales al servicio del trabajo en equipo. Es mi caballo de batalla, y es precisamente donde encuentro más dificultades, sobre todo por el ambiente competitivo e individualista en el que educamos en nuestra escuela y en nuestras familias. De modo que es muy común encontrar alumnado que no quiera trabajar en equipo y que prefieran trabajar solos, o peor aún, que  no quieran trabajar con determinados/as alumnos/as por razones peregrinas: no me cae bien, es tonta/o, es el marginado de la clase o porque tenga NEE.

A pesar de estas dificultades, he incorporado un apartado de habilidades sociales en el contrato de compromiso. Ese apartado conlleva la realización de uno o varios compromisos en pos de conseguirlo, y que lógicamente se evalúan tanto en su auto/coevaluación como en la rúbrica de la tarea o proyecto.

Mi gran descubrimiento ha sido la ludificación al servicio del aprendizaje cooperativo. Desde que comencé tenía claro que no podían tener un carácter antagónico, así que el desarrollo de las cartas, dinero y el propio proceso ludificado, conducía a que solo puedes avanzar con la ayuda del compañero/a. Esto se esta demostrando ahora. Cuando una importante cifra de alumnos/as, están cediendo o regalando sus cartas/dinero para que sus compañeros/as puedan acceder a niveles más altos, lo que conlleva mayores privilegios: no hacer el cuestionario y obtener la máxima nota, decidir todos los integrantes de tu equipo o eliminar la peor nota que hayas tenido en el curso. Estas cesiones no se hacen de forma gratuita, se hacen para intentar ayudar a sus compañeros más cercanos, pero están creando un ambiente muy positivo en la clase y no se ha reforzado el aspecto competitivo del proceso.

El último cambio ha ido acompañado de un mayor seguimiento del día a día de la clase. Eso ha permitido desarrollar un mayor feedback al alumnado, no solo de su progreso académico, sino que ha permitido un mayor conocimiento mutuo y un establecimiento de sinergias emocionales, desarrolladas mediante estructuras simples de Aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, les sorprendió mucho cuando en mitad de una unidad didáctica desarrollamos una estructura en la que les pregunté por lo mejor y lo peor de sus padres.

En el camino seguimos, pero sin duda es apasionante  a donde nos conduce.

 

 

 

 

 

El Aprendizaje cooperativo en Ciencias Sociales.

11211396306_deb04a0c1e_zMe considero más un docente de fracasos que de éxitos, más de búsquedas interminables que de ascensos fulgurantes, e intento transcribir estos avances y retrocesos en  cada una de las entradas que escribo.

Esta es en la actualidad mi relación con el Aprendizaje cooperativo. Una estrategia de enseñanza-aprendizaje que desde que la conocí, supe que era el elemento que necesitaba para poder mejorar la organización de mis clases y permitir “engrasar” el desarrollo de las tareas integradas.

Esto ha supuesto una investigación-acción durante estos dos últimos cursos, lo que ha dado pie a una serie de reflexiones que quiero compartir.

La primera es que  esta estrategia es mucho más que un recurso, un contenido y una estrategia que fomenta la cohesión social. No basta. Por el simple hecho, de que la mayoría de los docentes no sabemos cooperar, no lo hemos hecho nunca y muchos no tenemos la más mínima intención de hacerlo o no saben como hacerlo. Eso nos conduce a que debería ser una competencia, capacidad y/o habilidad principal en la profesión docente.medium_6871544008

Aún es más flagrante esta carencia, cuando dentro del desarrollo y puesta en práctica de la competencia social y ciudadana, nosotros/as como docentes de Ciencias Sociales deberíamos promover, desarrollar, incorporar, poner en práctica … toda una serie de proyectos, tareas, actividades que situaran el aprendizaje cooperativo y lo que conlleva, como un eje vertebrador de nuestras materias.

¿A que nos conduce esto? A que tengamos serios problemas cuando planteemos organizar equipos-base con grupos heterogéneos (por nivel, sexo, etnia, religión …) y el alumnado se queje con comentarios del tipo: “yo con ese no me junto”, “yo trabajo mejor con mis amigos/as”,  “es que ese no me cae bien” o “mi padre/madre me dice que no me junte con esa gente”.

No significa esto que abandone. Al contrario, el aprendizaje cooperativo promueve de esta manera la aceptación del otro, la interacción con personas con las que normalmente no tratamos y abandonar nuestras diferencias para convertirnos en personas que suman, es decir, promueve el desarrollo de la competencia social y ciudadana.

El otro gran problema del aprendizaje cooperativo es la evaluación. ¡Qué extraño!. Es en este tema donde estoy encontrando mayores obstáculos, sobre todo para evitar a los “parásitos” y a los “morosos” que intentan aprovecharse del trabajo de los demás. Aquí no basta con las habituales herramientas de evaluación (rúbricas, autoevaluación, coevaluación), sino que es necesario promover habilidades sociales de ayuda al prójimo, y conseguir que ellos mismos sean los que denuncien al compañero/a que intenta aprovecharse.

En este camino me encuentro ahora, de modo que en otro post desarrollaré las posibles soluciones que he ido encontrando a estas reflexiones.

Créditos:

https: http://www.//flic.kr/p/i5Hkwj

photo credit: Jordi Payà Canals via photopin cc

 

La revolución pacífica de la Educación. Aprendizaje cooperativo y PBL en el colegio Montserrat

colegioExiste un antes y un después cuando uno acude a los cursos de formación impartidos por el Colegio Montserrat. Son muchas las ideas, emociones y sentimientos que se acumulan en ese fin de semana, pero si tengo que destacar algo es el orden y la organización que unas docentes, Montserrat del Pozo, Nuria Miró y Mónica Horch, pueden crear con más de 200 docentes venidos de toda España. Docentes que han dispuesto su fin de semana para trabajar y aprender nuevas metodologías, en un colegio que desde su portada, organización y filosofía, se ha convertido en la locomotora y en el faro de la Educación en España.

¿Qué podemos aprender de ellas?. Que apostar por la innovación y las nuevas metodologías en Educación lleva mucho tiempo, pero que esto tiene sus frutos ¿o acaso hay alguien en España que no haya visto un vídeo del colegio o conozca a “Sor Innovación”?, no solo sirve como elemento de prestigio y reputación social, además sus libros y cursos sirven como fuente de ingresos para mantener el colegio y seguir extendiendo su modelo de escuela.

Independientemente de su prestigio, de su capacidad para obtener ingresos y de su enorme influencia en la Educación en España, quiero destacar que no venden humo. Este mes de Febrero pude comprobar como cada una de las metodologías, instrumentos, técnicas y herramientas que muestran en sus cursos, son fruto de años y años de puesta en práctica y de reflexión educativa. Ya quisieran muchos “expertos” en Educación poder hablar con la claridad y el saber de docentes que están en la vanguardia educativa, y que a su vez se mueven en aulas de Secundaria, Primaria o Infantil.

En cada una de las horas que estuvimos trabajando allí, supieron desgranar y mover a cientos de docentes, a los que consiguieron hacer trabajar siguiendo la metodología del Aprendizaje basado en Problemas. Imaginaos la dificultad de este reto, ¡250 personas trabajando y elaborando problemas!.  También tuvimos la oportunidad de aprender como llevan a la práctica el Aprendizaje Cooperativo, y de nuevo nos sorprendieron, porque consiguieron que esa multitud pudiera comprender y asimilar las diferentes estructuras y estrategias cooperativas que utilizan en sus clases.

Me quedo con dos frases con las que coincido plenamente: “La innovación educativa ya no esta en la universidad, ahora la innovación se realiza en las aulas ordinarias”. Sin embargo la que más me gustó es a la vez un deseo y una esperanza:

“Estamos viviendo la revolución pacífica de la Educación”.