Neuroeducatron Complex. #Neuroeducación en la UJA.

 

Captura de pantalla 2017-04-21 a las 10.38.12.pngAyer tuve la oportunidad de aportar lo que he aprendido durante el posgrado de Neuroeducación en la Universidad de Barcelona. Gracias a Jesús C. Guillén y a la asociación de estudiantes NEOS.

Las circunstancias me impidieron presentar un póster sobre Neuroeducación en el EABE17, lo que no me esperaban es que me iban a llamar para aportar mi pequeña opinión sobre el tema.

Lo que me sorprendió mas gratamente es el interés de estudiantes universitarios por el tema, y como veían la Neuroeducación como una posible rama de trabajo o de investigación.

La ponencia la llamé Neuroeducatron Complex, partiendo de la idea que lo neuro parece ser el remedio para todo, cosa que no es. Hablamos también del objetivo que debía guiarnos, que es guiar la plasticidad cerebral, tal y como afirma Sergio Pascual-Leone.

En esta receta mágica caben muchos neuromitos, los cuales están muy extendidos entre el profesorado español: solo usamos el 10% de nuestro cerebro, las inteligencias múltiples, los estilos de aprendizaje, y les recomendé que leyeran los libros de Manfred Spitzer, Paul Howard-Jones y el libro Neuromitos en Educación de Anna Forés, José Ramón Gamo, Jesús C. Guillén, Teresa Hernández, Marta Ligioiz, Félix Pardo y Carme Trinidad. Las precauciones se centraron en los avisos de Goswami, todavía no está claro que lo investigado en el laboratorio pueda extenderse y aplicarse a las aulas.

Captura de pantalla 2017-04-21 a las 10.38.25

A partir de ese momento hablamos del esquema que Jesús C. Guillén, mi maestro, me aportó durante mi formación. Especialmente me centré en que no existe una metodología neuroeducativa como tal, existen estrategias y metodologías afines, pero lo más importante en la Neuroeducación no es el hacer, sino el ser. Desde ese principio rector hablamos sobre la importancia de las emociones, los contextos sociales, la influencia del estrés, o como determinados aspectos de nuestras vidas afectan a nuestra atención, a nuestra memoria..

Hablamos también como determinadas estrategias y metodologías nos pueden ayudar, por ejemplo, el uso del juego en su sentido más amplio o la aplicación de metodologías activas y estrategias cooperativas.

Finalizamos hablando del concepto de Neurodiversidad y lo relacionamos con la evaluación, y como muchas veces las personas con handicap se ven como un estorbo en el aula,  y que en ese etiquetado la evaluación juega un papel fundamental.

El debate final fue muy enriquecedor y surgieron opiniones muy interesantes. Se había creado la polémica, al fin y al cabo, estamos en un campo que todavía tiene pocas certezas.

Agradezco a NEOS la oportunidad que me han brindado. Me encantó la charla informal que se montó al final, y como cada uno aportó su visión de lo que esto podía significar en las aulas. Tampoco puedo olvidar el gesto y la deferencia que han tenido conmigo Jesús C. Guillén y Anna Forés, ambos me asesoraron en el póster, y han sido mis Maestros.

Os dejo el póster aquí, para que le echéis un vistazo.

block_4

 

Aprendizaje #Cooperativo y Atención a la Diversidad. IES Juan López Morillas.


Durante este curso he tenido muchos privilegios y recompensas. Uno de ellos ha sido la oportunidad que nos concedieron José Ramón Gadeo Calera (Txiqui) y por ende Juanma Chica (asesor del CEP de Úbeda) de poder participar y aportar nuestra visión del Aprendizaje Cooperativo en el IES Juan López Morillas.

El siguiente privilegio ha sido poder participar en la elaboración e impartición de la formación en centros, con mi compañero Jesús Martínez. Era un reto, ya que a pesar de ser compañeros docentes nunca habíamos podido trabajar juntos tan estrechamente, además teníamos que partir de la nada debido a que nunca habíamos preparado tantos materiales. Eso ha supuesto una carga de trabajo grande, ya que debíamos crear materiales para un curso de 10 horas en el que predominara la parte práctica.

Nuestra intención desde un principio fue aportar herramientas y recursos para poder trabajar esta estrategia. Sin olvidar que había sesiones de cuatro horas, lo que implicaba que debíamos incluir el movimiento,  música, gestión de las emociones y la puesta en práctica de los que íbamos trabajando.  Y es que trabajar con docentes es complicado y requiere fijarte un listón alto.

Otro objetivo esencial era que entendieran nuestra visión, compartida con muchos otros docentes, del Aprendizaje Cooperativo. Una estrategia de enseñanza-aprendizaje que mediante el trabajo en equipo y solidario promueve un alumnado cada vez mas autónomo, y que nos permite una atención a la diversidad real en el aula ordinaria.

Buscábamos que entendieran y contaran con toda una serie de recursos y herramientas personales y pedagógicas, para poder trabajar en el aula mediante los tres principios de la Educación inclusiva: participación, presencia y progreso.

Tras tres sesiones creo que nos podemos sentir satisfechos viendo los comentarios que han incluido algunos de los miembros del curso:

Para Jesús y para mi ha sido una enorme recompensa comprobar que nuestros esfuerzos y desvelos han servido para mover a los docentes, reflexionar. En nuestra profesión uno de los principales escollos es el miedo. Miedo a equivocarnos, a que el alumnado o los padres se quejen .. ese miedo genera inmovilismo y es un obstáculo que debemos salvar..

Personalmente me quedo con una de las frases que aparece más arriba. Este tipo de frases son las que nos hacen seguir caminando.

Gracias a todos y a todas por ayudarme a querer seguir siendo maestro

Estructuras cooperativas para trabajar Ciencias Sociales #cooperativo #cooperative

coopera-y-find

El Aprendizaje Cooperativo es una estrategia esencial para cualquier docente. Es lo más fácil para iniciarse, ya que conocer las estructuras simples es relativamente sencillo. Su belleza radica en que cuando crees controlarlo descubres que puedes mejorar en como organizas los agrupamientos y descubres que la palabra heterogéneo contempla muchas más variedades de las que imaginas. O descubres una nueva estructura, o nuevas herramientas para afianzar el andamiaje y la evaluación, o como es la estrategia fundamental y más eficaz para poder atender a la diversidad en el aula.

Poder denominarse experto/a en Aprendizaje Cooperativo queda en manos de pocos, ya que controlar y dominar las múltiples especificidades de esta estrategia, requiere mucho tiempo y mucha práctica. Me gustaría poder ser experto en esta estrategia, pero no lo soy.

Eso no quita que reconozca su enorme valía y quería mostraros como trabajo algunas estructuras en el aula. Casi todas las que voy a mostrar son estrategias que he trabajado con la unidad didáctica de Urbana de 3º de ESO.

La primera estructura es un Rompecabezas bien sencillo. Un rompecabezas busca repartir el material entre diferentes equipos, de modo que se les obligue a necesitarse los unos a los otros, ya que para responder las preguntas tienen que unir todas las piezas del puzzle. Es una estructura genial, ya que obliga que exista la interdependencia positiva. Recoge los principales conceptos de la Geografía Urbana de 3º de ESO y sirve como elemento introductorio para la unidad.

La siguiente estructura que usé fue un Folio Giratorio. Estructura sencilla y ultraconocida, en la que mi única diferencia es que pido que haya diferentes grafías, lo que demuestra que todos han aportado algo. Lo importante aquí no es la estructura es la imagen que usé para simular una ciudad y trabajar los posibles problemas que puede tener una ciudad. Gracias a Montse Martín (@Negrevernis), pude construir una ciudad simulada mediante la aplicación Hexographer.

mapa ciudad.png

Las siguientes estructuras me encantan. Una se llama Niveles, y consiste en crear un documento previo en el que se establecen diferentes niveles de dificultad. Los grupos se pueden organizar en parejas o grupos de cuatro. Se dejan uno o dos minutos según la dificultad, para que individualmente resuelvan el ejercicio, y luego se deja otro minuto o dos para que lo corrijan en pareja o en gran grupo. Así se hace de forma sucesiva para ir comprobando al nivel de dificultad que llega nuestro alumnado de forma individual y grupal. Esta estructura nos da una información genial sobre el nivel individual de nuestro alumnado, y que alumnos/as tienen un gran nivel de desempeño, así como su nivel de competencia cooperativa y su disposición a ayudar a los demás. 

En esta estructura podemos favorecer la confianza de nuestro alumnado, especialmente si detectamos al alumnado más reticente a explicar en el aula y les pedimos que respondan los niveles más sencillos.

La otra estructura es una inversión de la 1-2-4 y se llama Equipo-Pareja- Solo. Para ellos se crea un documento previo en el que se establecen diferentes actividades, al principio trabajan en equipo durante uno o dos minutos, luego comienzan a trabajar en pareja para terminar trabajando solo. Durante este tiempo el docente comprueba cómo trabaja el alumnado de forma individual y grupal. Es una estructura genial para permitir que el alumnado coja confianza y descubran que con un poco de ayuda pueden llegar a trabajar solos.

La última estructura es un Bingo Cooperativo. La idea es sencilla, consiste en crear preguntas sobre una unidad, y debemos ir buscando una persona que sepan responderlas, de modo que el alumnado tiene que buscar a quien cree que lo sabe y apuntar su nombre. Una vez que tienes una línea o un bingo el docente pregunta y comprobando que las personas que aparecen en el cartón de bingo saben las respuestas.

En mi caso lo hice con la unidad de Población de 2º de Bachillerato. Uní a las preguntas algo alejado de los contenidos (ejercicio físico, contar un chiste..), y los saqué fuera del aula para que pudieran respirar y moverse. Lo que más les gustó es que por cada linea y por cada bingo les entregaba una chuchería, que servía como pequeño detonante para aumentar su motivación.

Adentrarse en el mundo del Aprendizaje Cooperativo es un tema apasionante, y que cada año me descubre nuevas puertas o nuevas facetas que no había contemplado.

 

Carta a los Reyes Magos (III) … quiero poner en práctica el aprendizaje #cooperativo

ser fuertes

“Queridos Reyes Magos este año quiero poner en práctica el aprendizaje cooperativo en el aula…”

Pues si quieres trabajar con Aprendizaje Cooperativo, puedes seguir las excelentes recomendaciones y recursos que dejó el equipo de Pere Pujolás y de José Ramón Lago en la Universidad de Vic. Destaca sobre todo el programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar, que os recomiendo como base para lanzaros a trabajar esta estrategia. De igual modo, son más que recomendables los libros de los hermanos Johnson, entre otros podéis leer: El Aprendizaje cooperativo en el aula, Los nuevos círculos del aprendizaje.

Si optas por algo muy práctico y orientado a lo que quieras desarrollar en el aula existen múltiples recomendaciones, pero sin dudarlo, alguien a quien tienes que leer es a Spencer Kagan y sus estructuras de Aprendizaje Cooperativo. En España existen múltiples ejemplos de docentes e investigadores que lo llevan a la práctica. Como investigadora y gran divulgadora os recomiendo a Paloma Gavilán, especialista en el área de Matemáticas, así como Ramón Alario, especialista en el área de Ciencias Sociales. Ambos escribieron un libro llamado Aprendizaje cooperativo: una metodología con futuro. Principios y aplicaciones.

Como centros destacados siempre hay que reseñar al Colegio Ártica. Un referente en el ámbito nacional dentro de esta estrategia, al que hay que agradecer que publique de forma libre y gratuita sus recursos y documentos. Otro centro digno de mención es de el mi maestro en el Aprendizaje Cooperativo, Guillermo Rodríguez Molina. Willy trabaja en el Padre Piquer de Madrid y allí llevan desarrollando desde hace años un proyecto muy interesante, Aulas Cooperativas Multitarea. Os dejo también un vídeo donde se muestra el trabajo en este centro.

Otras grandes maestras del Aprendizaje Cooperativo son Adela Fernández, Irene González  y María del Mar Pérez, ellas forman el colectivo Bloggeando, y junto a algunas de ellas he podido conversar sobre como poner en práctica esta estrategia. Mi otra gran maestra es Berta Martínez, con quién pude colaborar en un curso, lo que me abrió un mundo lleno de posibilidades para trabajar cooperativamente. Berta  colabora con el CEDEC INTEF, elaborando secuencias basadas en el trabajo cooperativo, como esta que se llama Tiene Truco.

Para terminar os recomiendo que echéis un vistazo al libro Aprendizaje Inteligente de Montserrat del Pozo. En el descubriréis una enorme cantidad de estrategias y de formas de llevar a cabo el trabajo cooperativo.

Posdata: Este post lo quiero dedicar a la memoria de Pere Pujolás, que como lo definió Fernando Trujillo, fue probablemente la persona que más ha hecho por el Aprendizaje Cooperativo en España. Su legado ha quedado en la red Khelidón, red que se conforma para agrupar a las instituciones, centros y personas que trabajan con el Aprendizaje Cooperativo.

¿Educar para ser o para hacer?

a ti

Cada vez estoy más de acuerdo con mi compañera Ángela Muñoz. Si queremos cambiar la Educación tenemos que poner en el centro al alumnado, y ese centro debe estar dirigido al tipo de persona que queremos ayudar a crear, que no modelar.

Para poder lograrlo debemos partir de una premisa fundamental: ¿qué tipo de personas queremos que sean con nuestra ayuda?. Es ahí donde se plantea mi dilema actual. ¿Yo educo para ser o educo para hacer?. Está claro que quiero que mi alumnado sea competente, emocionalmente estable, comprometido, compasivo, consciente, pero realmente cuadra esto con mi práctica  educativa. ¿O esa, mi supuesta prioridad, no la abandono sin titubear cuando nos entra la prisa del currículum, del temario o del proyecto que queremos terminar?. O si incidimos aún más, ¿puedo exigir a mi alumnado determinadas respuestas emocionales, si ni siquiera yo como docente y adulto se gestionar correctamente mis emociones?.

Sea así o no, durante este trimestre me he centrado mucho en el trabajo emocional y de cohesión de mis grupos.  Ya el inicio del curso comenzó con la presentación del profesor como persona, como docente y como padre, pero a ello le añadí una estructura de Aprendizaje cooperativo. Está estructura me la recomendaron Bloggeando y Berta Martínez, se llama “La maleta”, y yo fui el primero en realizarla. Acudí a mis clases con mi maleta y le enseñé a mi alumnado tres objetos de especial relevancia para mi. Posteriormente serían ellos los que me traerían sus objetos, cosa que nos sirvió para conocernos

Durante las siguientes semanas estuvimos analizando como funcionan los grupos y los equipos. Comprobamos como nuestras expectativas y las de los demás influyen en nosotros mismos, con la dinámica de las bolas de ping-pong. Una dinámica sencilla en la que se escogen dos voluntarios que tienen que colar las bolas en una cesta, pero tienen que estar vendados. La particularidad es que a uno se le anima, se le alienta y se le corrige, mientras que al otro se le abuchea y desanima. Funciona, ahí se dan cuenta de la importancia de los demás y de nuestra autoimagen.

Trabajamos dinámicas de cohesión y de silencio, además de estructura de aprendizaje cooperativo simples, pero llenas de sentido como el Evalúa a tus padres. Estructura que me hizo comprender las graves carencias afectivas de parte de mi alumnado, así como ellos demuestran con sinceridad, que algunos no los escuchan, que algunos no están porqué se han ido y que otros no quieren estar con sus hijos. Sin dudarlo fueron momentos muy emotivos, especialmente cuando hicimos la reflexión conjunta de ¿Conoces los sueños de tus padres?. Muchos no los conocían, y yo les dije que se lo preguntaran, porque probablemente nunca se los contarían, y hacerlo les ayudaría a comprender a sus padres.demostración feliz

A esa estructura le añadí Evalúate como hijo/a. Estructura que sirvió para comprobar como se comportan ellos con sus padres, como no siempre responden bien, ni siquiera educadamente, o como exigen sin medida, e incluso algunos se dieron cuenta que sus padres eran así con ellos porqué no habían tenido padre.

En el último mes hemos trabajado una actividad de Barbara Fredriksson. En ella reflexionamos sobre que cosas buenas nos pasan en nuestras vidas, y tenemos que apuntarlas día a día.

felicidad

El día que la lancé todos me decían que en un sólo día no te podían pasar tres cosas buenas, y menos en un día de escuela. La reflexión posterior fue muy jugosa, ya que hablamos de todo lo que tenemos: agua caliente, ducha, cama, vivienda. Cuando reflexionamos y nos dimos cuenta de todas las cosas buenas que tenemos en nuestro día a día, nos hacemos conscientes de la suerte que tenemos. Esta actividad voluntaria va a terminar en breve y yo también la he seguido. Creo que el realizarla y preguntar de vez en cuando por las cosas buenas que nos pasan en nuestra vida, e incluso como aquello que suponemos malo, pero que nos enseña a mejorar, puede incluirse dentro nos está haciendo crecer a todos.

De todo lo anterior lo más curioso fueron las respuestas iniciales de mi alumnado. José Luis, ¿qué tiene que ver esto con la Geografía?; por hablar de mis emociones, me pones nota; de verdad vamos a hablar de esto en clase..  Mis respuestas fueron claras, es mucho más importante ser personas que trabajar los ríos, las capitales o cualquier otro contenido.

Solo puedo decir que estoy aprendiendo mucho y que la cohesión ha crecido mucho en mis clases. Funcione o no funcione, sigo pensando que la verdadera educación transita por este camino.

Quizás la respuesta, la tenga el profesor Kanamori cuando afirma:

Deja que la gente viva en tu corazón. Cabe tanta gente como quieras.

 

Hacia una inversión más real #flippedclassroom

 

cocoon-591554_640Comenzar un post con una negación no es lo más adecuado, pero lo vuelvo a afirmar.

“No basta con invertir la enseñanza, hay que transformarla”.

¿Qué significa esto?. Es bien sencillo, significa que cuando hablamos de flipped learning, o cualquier otro concepto similar, debemos tener en cuenta que flip también significa transformar. Que no basta con crear unos cuantos vídeos, podcasts, presentaciones o cualquier otro formato, para dar la vuelta a nuestras clases, sino que tenemos  que avanzar hacia otros caminos. Así la enseñanza invertida (o transformada) nos puede conducir hacia el Aprendizaje cooperativo, las metodologías activas .. de modo que sirva de puerta de entrada para un cambio mucho más profundo y significativo, tanto para los docentes como para el alumnado.

¿A qué me ha conducido a mi? Pues a seguir invirtiendo en clase, de modo que analicé mis errores del año anterior. Uno de ellos, era el seguimiento del visionado y la creación del mapa conceptual, ya que no podía comprobar quién veía los vídeos, ni cuando, ni siquiera si el mapa conceptual que presentaban era suyo.

Esto se sigue manteniendo pero se ha enriquecido con la aplicación Edpuzzle, que me permitirá comprobar quién ha visto los vídeos, así como controlar el tiempo que están los vídeos disponibles. A ello se ha sumado la creación de toda una serie de cuestionarios virtuales mediante las aplicaciones Kahoot y Socrative. Esto supondrá que al día siguiente de hacer el visionado, mi alumnado pondrá a prueba sus conocimientos, si bien de una manera muy divertida. En este aspecto he avanzado mucho, gracias al curso de Flipped Classroom que Raúl Santiago impartió en Valdepeñas.

salto

En Bachillerato voy a continuar con una propuesta, que creo ha sido acertada. La creación de exámenes de forma conjunta al alumnado, de modo que sean ellos/as los que propongan una batería de conceptos, preguntas-tema y mapas que analizar. Sin dudarlo, ha servido para liberar muchas tensiones ante el examen y ha favorecido la eliminación de contenidos superficiales y cábalas ante lo que podía caer.

En esta misma línea iniciada por Manuel Jesús Fernández Naranjo, voy a copiar una propuesta suya que funcionó muy bien. Vamos a crear un hashtag #geoxtuit, de modo que vayamos comprobando lo que entiende el alumnado en cada una de las sesiones.

El último cambio va a ser una novedad para mi y mi alumnado de 3º de la ESO. La idea es partir de un “proyecto flipped”, es decir, mi alumnado mediante estructuras de Aprendizaje cooperativo van a preparar las unidades didácticas del sector Primario, Secundario y Terciario. Ellos/as van a ser los expertos/as en diferentes aspectos, van a explicarlos en clase, asesorar a sus compañeros/as y elaborar materiales, que serán evaluados por ellos/as mismos/as. Esos materiales van a servir como plataforma de lanzamiento para una tarea integrada que retomo este año, la Creación de una empresa.

A todo esto se sigue manteniendo los contenidos creados en Sociales en Proyecto, y la aplicación y profundización en el Aprendizaje Cooperativo, del que tanto he aprendido gracias a Berta Martínez y al colectivo Blogge@ndo.

Habrá  otras novedades que iré desvelando, pero van a consistir en poner en práctica el programa TREVA en mis clases, junto a una serie de cambios en la clase.

Sé lo que hiciste el último verano (II). Flipped UIMP15. #flippeduimp15

El último hito antes de disfrutar las vacaciones fue el curso de Flipped Classroom de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Gracias a la invitación de Manuel Jesús Fernández, pude compartir mi experiencia sobre la enseñanza invertida y el Aprendizaje Cooperativo.

Ya la misma preparación del taller y de la ponencia fue un esfuerzo cooperativo, ya que estuvimos compartiendo espacio y experiencias: Berta Martínez, Irene González, Adela Fernández y yo mismo. Sin dudarlo, el hecho de contar con la experiencia de ellas me ha servido mucho y me ha abierto los ojos a nuevas perspectivas sobre el Aprendizaje Cooperativo.

Así que iniciamos a realizar quedadas virtuales para poner en común nuestras experiencias, y de ahí fueron surgiendo las ideas del taller, que se inició con una temática común: el calentamiento global y el cambio climático. La idea inicial era compartir el vídeo creado, visionarlo, para luego poder trabajar  con estructuras de Aprendizaje Cooperativo.

Gracias a Berta y a Bloggeando creo que se desarrolló un taller muy práctico. Ellas fueron introduciendo toda una serie de estructuras y planificación, que sinceramente, me sirvieron para entender como aplicar el Aprendizaje Cooperativo de forma más sistemática.

Fue un gran día. Entre otros motivos porque los docentes que se encontraban allí reunidos tenían una gran experiencia y voluntad. Lo que facilitó mucho el poder trabajar y desarrollar las prácticas.

El otro componente esencial fue el emocional. Como siempre fue un placer coincidir con Manuel Jesús Fernández, Domingo Chica y Antonio Calvillo. Al igual que fue muy grato poder conocer a Ana Basterra y Víctor Marín.

Dejo aquí el enlace del site que crearon mis compañeras, a las que agradezco su enorme trabajo.