Carta a los Reyes Magos (III) … quiero poner en práctica el aprendizaje #cooperativo


ser fuertes

“Queridos Reyes Magos este año quiero poner en práctica el aprendizaje cooperativo en el aula…”

Pues si quieres trabajar con Aprendizaje Cooperativo, puedes seguir las excelentes recomendaciones y recursos que dejó el equipo de Pere Pujolás y de José Ramón Lago en la Universidad de Vic. Destaca sobre todo el programa Cooperar para aprender/Aprender a cooperar, que os recomiendo como base para lanzaros a trabajar esta estrategia. De igual modo, son más que recomendables los libros de los hermanos Johnson, entre otros podéis leer: El Aprendizaje cooperativo en el aula, Los nuevos círculos del aprendizaje.

Si optas por algo muy práctico y orientado a lo que quieras desarrollar en el aula existen múltiples recomendaciones, pero sin dudarlo, alguien a quien tienes que leer es a Spencer Kagan y sus estructuras de Aprendizaje Cooperativo. En España existen múltiples ejemplos de docentes e investigadores que lo llevan a la práctica. Como investigadora y gran divulgadora os recomiendo a Paloma Gavilán, especialista en el área de Matemáticas, así como Ramón Alario, especialista en el área de Ciencias Sociales. Ambos escribieron un libro llamado Aprendizaje cooperativo: una metodología con futuro. Principios y aplicaciones.

Como centros destacados siempre hay que reseñar al Colegio Ártica. Un referente en el ámbito nacional dentro de esta estrategia, al que hay que agradecer que publique de forma libre y gratuita sus recursos y documentos. Otro centro digno de mención es de el mi maestro en el Aprendizaje Cooperativo, Guillermo Rodríguez Molina. Willy trabaja en el Padre Piquer de Madrid y allí llevan desarrollando desde hace años un proyecto muy interesante, Aulas Cooperativas Multitarea. Os dejo también un vídeo donde se muestra el trabajo en este centro.

Otras grandes maestras del Aprendizaje Cooperativo son Adela Fernández, Irene González  y María del Mar Pérez, ellas forman el colectivo Bloggeando, y junto a algunas de ellas he podido conversar sobre como poner en práctica esta estrategia. Mi otra gran maestra es Berta Martínez, con quién pude colaborar en un curso, lo que me abrió un mundo lleno de posibilidades para trabajar cooperativamente. Berta  colabora con el CEDEC INTEF, elaborando secuencias basadas en el trabajo cooperativo, como esta que se llama Tiene Truco.

Para terminar os recomiendo que echéis un vistazo al libro Aprendizaje Inteligente de Montserrat del Pozo. En el descubriréis una enorme cantidad de estrategias y de formas de llevar a cabo el trabajo cooperativo.

Posdata: Este post lo quiero dedicar a la memoria de Pere Pujolás, que como lo definió Fernando Trujillo, fue probablemente la persona que más ha hecho por el Aprendizaje Cooperativo en España. Su legado ha quedado en la red Khelidón, red que se conforma para agrupar a las instituciones, centros y personas que trabajan con el Aprendizaje Cooperativo.

¿Educar para ser o para hacer?


a ti

Cada vez estoy más de acuerdo con mi compañera Ángela Muñoz. Si queremos cambiar la Educación tenemos que poner en el centro al alumnado, y ese centro debe estar dirigido al tipo de persona que queremos ayudar a crear, que no modelar.

Para poder lograrlo debemos partir de una premisa fundamental: ¿qué tipo de personas queremos que sean con nuestra ayuda?. Es ahí donde se plantea mi dilema actual. ¿Yo educo para ser o educo para hacer?. Está claro que quiero que mi alumnado sea competente, emocionalmente estable, comprometido, compasivo, consciente, pero realmente cuadra esto con mi práctica  educativa. ¿O esa, mi supuesta prioridad, no la abandono sin titubear cuando nos entra la prisa del currículum, del temario o del proyecto que queremos terminar?. O si incidimos aún más, ¿puedo exigir a mi alumnado determinadas respuestas emocionales, si ni siquiera yo como docente y adulto se gestionar correctamente mis emociones?.

Sea así o no, durante este trimestre me he centrado mucho en el trabajo emocional y de cohesión de mis grupos.  Ya el inicio del curso comenzó con la presentación del profesor como persona, como docente y como padre, pero a ello le añadí una estructura de Aprendizaje cooperativo. Está estructura me la recomendaron Bloggeando y Berta Martínez, se llama “La maleta”, y yo fui el primero en realizarla. Acudí a mis clases con mi maleta y le enseñé a mi alumnado tres objetos de especial relevancia para mi. Posteriormente serían ellos los que me traerían sus objetos, cosa que nos sirvió para conocernos

Durante las siguientes semanas estuvimos analizando como funcionan los grupos y los equipos. Comprobamos como nuestras expectativas y las de los demás influyen en nosotros mismos, con la dinámica de las bolas de ping-pong. Una dinámica sencilla en la que se escogen dos voluntarios que tienen que colar las bolas en una cesta, pero tienen que estar vendados. La particularidad es que a uno se le anima, se le alienta y se le corrige, mientras que al otro se le abuchea y desanima. Funciona, ahí se dan cuenta de la importancia de los demás y de nuestra autoimagen.

Trabajamos dinámicas de cohesión y de silencio, además de estructura de aprendizaje cooperativo simples, pero llenas de sentido como el Evalúa a tus padres. Estructura que me hizo comprender las graves carencias afectivas de parte de mi alumnado, así como ellos demuestran con sinceridad, que algunos no los escuchan, que algunos no están porqué se han ido y que otros no quieren estar con sus hijos. Sin dudarlo fueron momentos muy emotivos, especialmente cuando hicimos la reflexión conjunta de ¿Conoces los sueños de tus padres?. Muchos no los conocían, y yo les dije que se lo preguntaran, porque probablemente nunca se los contarían, y hacerlo les ayudaría a comprender a sus padres.demostración feliz

A esa estructura le añadí Evalúate como hijo/a. Estructura que sirvió para comprobar como se comportan ellos con sus padres, como no siempre responden bien, ni siquiera educadamente, o como exigen sin medida, e incluso algunos se dieron cuenta que sus padres eran así con ellos porqué no habían tenido padre.

En el último mes hemos trabajado una actividad de Barbara Fredriksson. En ella reflexionamos sobre que cosas buenas nos pasan en nuestras vidas, y tenemos que apuntarlas día a día.

felicidad

El día que la lancé todos me decían que en un sólo día no te podían pasar tres cosas buenas, y menos en un día de escuela. La reflexión posterior fue muy jugosa, ya que hablamos de todo lo que tenemos: agua caliente, ducha, cama, vivienda. Cuando reflexionamos y nos dimos cuenta de todas las cosas buenas que tenemos en nuestro día a día, nos hacemos conscientes de la suerte que tenemos. Esta actividad voluntaria va a terminar en breve y yo también la he seguido. Creo que el realizarla y preguntar de vez en cuando por las cosas buenas que nos pasan en nuestra vida, e incluso como aquello que suponemos malo, pero que nos enseña a mejorar, puede incluirse dentro nos está haciendo crecer a todos.

De todo lo anterior lo más curioso fueron las respuestas iniciales de mi alumnado. José Luis, ¿qué tiene que ver esto con la Geografía?; por hablar de mis emociones, me pones nota; de verdad vamos a hablar de esto en clase..  Mis respuestas fueron claras, es mucho más importante ser personas que trabajar los ríos, las capitales o cualquier otro contenido.

Solo puedo decir que estoy aprendiendo mucho y que la cohesión ha crecido mucho en mis clases. Funcione o no funcione, sigo pensando que la verdadera educación transita por este camino.

Quizás la respuesta, la tenga el profesor Kanamori cuando afirma:

Deja que la gente viva en tu corazón. Cabe tanta gente como quieras.

 

Hacia una inversión más real #flippedclassroom


 

cocoon-591554_640Comenzar un post con una negación no es lo más adecuado, pero lo vuelvo a afirmar.

“No basta con invertir la enseñanza, hay que transformarla”.

¿Qué significa esto?. Es bien sencillo, significa que cuando hablamos de flipped learning, o cualquier otro concepto similar, debemos tener en cuenta que flip también significa transformar. Que no basta con crear unos cuantos vídeos, podcasts, presentaciones o cualquier otro formato, para dar la vuelta a nuestras clases, sino que tenemos  que avanzar hacia otros caminos. Así la enseñanza invertida (o transformada) nos puede conducir hacia el Aprendizaje cooperativo, las metodologías activas .. de modo que sirva de puerta de entrada para un cambio mucho más profundo y significativo, tanto para los docentes como para el alumnado.

¿A qué me ha conducido a mi? Pues a seguir invirtiendo en clase, de modo que analicé mis errores del año anterior. Uno de ellos, era el seguimiento del visionado y la creación del mapa conceptual, ya que no podía comprobar quién veía los vídeos, ni cuando, ni siquiera si el mapa conceptual que presentaban era suyo.

Esto se sigue manteniendo pero se ha enriquecido con la aplicación Edpuzzle, que me permitirá comprobar quién ha visto los vídeos, así como controlar el tiempo que están los vídeos disponibles. A ello se ha sumado la creación de toda una serie de cuestionarios virtuales mediante las aplicaciones Kahoot y Socrative. Esto supondrá que al día siguiente de hacer el visionado, mi alumnado pondrá a prueba sus conocimientos, si bien de una manera muy divertida. En este aspecto he avanzado mucho, gracias al curso de Flipped Classroom que Raúl Santiago impartió en Valdepeñas.

salto

En Bachillerato voy a continuar con una propuesta, que creo ha sido acertada. La creación de exámenes de forma conjunta al alumnado, de modo que sean ellos/as los que propongan una batería de conceptos, preguntas-tema y mapas que analizar. Sin dudarlo, ha servido para liberar muchas tensiones ante el examen y ha favorecido la eliminación de contenidos superficiales y cábalas ante lo que podía caer.

En esta misma línea iniciada por Manuel Jesús Fernández Naranjo, voy a copiar una propuesta suya que funcionó muy bien. Vamos a crear un hashtag #geoxtuit, de modo que vayamos comprobando lo que entiende el alumnado en cada una de las sesiones.

El último cambio va a ser una novedad para mi y mi alumnado de 3º de la ESO. La idea es partir de un “proyecto flipped”, es decir, mi alumnado mediante estructuras de Aprendizaje cooperativo van a preparar las unidades didácticas del sector Primario, Secundario y Terciario. Ellos/as van a ser los expertos/as en diferentes aspectos, van a explicarlos en clase, asesorar a sus compañeros/as y elaborar materiales, que serán evaluados por ellos/as mismos/as. Esos materiales van a servir como plataforma de lanzamiento para una tarea integrada que retomo este año, la Creación de una empresa.

A todo esto se sigue manteniendo los contenidos creados en Sociales en Proyecto, y la aplicación y profundización en el Aprendizaje Cooperativo, del que tanto he aprendido gracias a Berta Martínez y al colectivo Blogge@ndo.

Habrá  otras novedades que iré desvelando, pero van a consistir en poner en práctica el programa TREVA en mis clases, junto a una serie de cambios en la clase.

Sé lo que hiciste el último verano (II). Flipped UIMP15. #flippeduimp15


El último hito antes de disfrutar las vacaciones fue el curso de Flipped Classroom de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Gracias a la invitación de Manuel Jesús Fernández, pude compartir mi experiencia sobre la enseñanza invertida y el Aprendizaje Cooperativo.

Ya la misma preparación del taller y de la ponencia fue un esfuerzo cooperativo, ya que estuvimos compartiendo espacio y experiencias: Berta Martínez, Irene González, Adela Fernández y yo mismo. Sin dudarlo, el hecho de contar con la experiencia de ellas me ha servido mucho y me ha abierto los ojos a nuevas perspectivas sobre el Aprendizaje Cooperativo.

Así que iniciamos a realizar quedadas virtuales para poner en común nuestras experiencias, y de ahí fueron surgiendo las ideas del taller, que se inició con una temática común: el calentamiento global y el cambio climático. La idea inicial era compartir el vídeo creado, visionarlo, para luego poder trabajar  con estructuras de Aprendizaje Cooperativo.

Gracias a Berta y a Bloggeando creo que se desarrolló un taller muy práctico. Ellas fueron introduciendo toda una serie de estructuras y planificación, que sinceramente, me sirvieron para entender como aplicar el Aprendizaje Cooperativo de forma más sistemática.

Fue un gran día. Entre otros motivos porque los docentes que se encontraban allí reunidos tenían una gran experiencia y voluntad. Lo que facilitó mucho el poder trabajar y desarrollar las prácticas.

El otro componente esencial fue el emocional. Como siempre fue un placer coincidir con Manuel Jesús Fernández, Domingo Chica y Antonio Calvillo. Al igual que fue muy grato poder conocer a Ana Basterra y Víctor Marín.

Dejo aquí el enlace del site que crearon mis compañeras, a las que agradezco su enorme trabajo.

Un equipo de docentes que hace Escuela. Capital profesional. #cooperativo #abp


 

a tiMucha gente puede llegar a pensar que somos docentes fuera de serie, que somos extraordinarios/as, que desbordamos creatividad y eso nos hace más fácil gestionar nuestras clases y conseguir que nuestro alumnado aprenda.

Nada más lejos de la realidad. Somos docentes de a pie, docentes ordinarios, y/o francotiradores educativos. Al menos yo me considero así, pero, como es lógico solemos publicar nuestros “éxitos”, no nuestros fracasos más estrepitosos. Parece que somos infalibles, sin embargo, hemos tenido, tenemos y tendremos errores.  Errores que nos han hecho aprender, y algunas veces, pensar que es mejor volver a la metodología y a las clases tradicionales, dar un paso atrás. Volver a la seguridad de la zona del confor(t)mismo.

Lo que no aparece nunca en mi blog es mi equipo educativo. Gran parte de mi trabajo y de mis escasos éxitos se debe a su ayuda y apoyo. Tengo claro que no soy nada solo.Por mucha innovación, disrupción y metodología rompedora que yo quiera poner en práctica.

Fue gracias al libro de  Hargreaves y Fullan “Capital profesional”, donde descubrí  que si queremos cambiar la escuela, si y solo si, podemos hacerlo a través del desarrollo del capital profesional, es decir:

“promover el desarrollo sistemático e integración  del capital humano, social y decisorio”

Somos el equipo profesional que nos rodea, así que voy a hablaros de mi equipo:

– Jesús Martínez. Maestro del aula de apoyo a la integración. Vive con pasión su vocación. Desde hace unos años se ha preocupado por intentar hacer nuestras aulas más inclusivas. Ha promovido y desarrolla en su aula , el trabajo por proyectos y el aprendizaje-servicio, además participa con otros docentes en experiencias con un segundo profesor.

cooperativo (1)

– Mi directora y mi orientadora: María Martínez y Antonia Alvárez. Sin ellas todo lo que yo hago sería imposible. Sus puertas siempre están abiertas y siempre reciben con gran entusiasmo nuestras propuestas. Desde hace años están luchando por cambiar hacia un modelo de escuela más abierta, que promueva las metodologías activas. Crear una escuela que apuesta por la integración.

Desde aquí quiero reconocer el enorme mérito que tienen y su compromiso  por un cambio real.

– El grupo de docentes compuesto por Mariló Sánchez Arías, Daniel Gómez Monge, Mª Dolores Múñoz, Luisa Jurado y Mª Luisa Ruiz. Docentes que desde hace unos años están desarrollando propuestas de gran calado:

1- I Love English. Una propuesta que integra la Música y el Inglés para conseguir que alumnado con NEAE aprenda inglés, mejore su motricidad, su coordinación… Os sorprendería lo que consiguen Mariló y Dani en estas clases.

2- La experiencia del 2º profesor con grupos de gran heterogeneidad. Una experiencia que mezcla el aprendizaje cooperativo y el desarrollo del ABP. Todo ello para conseguir la atención a la diversidad y la inclusividad en el aula ordinaria.  Esta experiencia ha conseguido que grupos de gran dificultad, hayan mejorado enormemente su vivencia y desarrollo en la escuela. Enhorabuena a Mª Dolores, Luisa y Jesús.

3- Las propuestas científicas de nuestras “científicas locas”.  Su apuesta por la investigación científica en el aula ha promovido la creación de experiencias como Cristalarte. El mérito de esta propuesta es de Mª Dolores y de Mª Luisa.

– El último grupo lo componen docentes que están cambiando sus prácticas poco a poco. Tiene mucho mérito, porque algunos llevan más de 20 años en la escuela, y están introduciendo el trabajo por tareas integradas y el aprendizaje cooperativo en sus aulas. Quede constancia de mi reconocimiento a docentes como Antonio Orcera, Ana Granero,  José Lara, Raúl Cabrera, Antonio Ángel Latorre, Guadalupe Márquez, Isabel Méndez, Estrella Alfaro, Pepe Prieto, Mariela Almagro… y muchos/as más..

Gracias y enhorabuena.

 

 

El Aprendizaje Cooperativo en Ciencias Sociales (II) #abp #cooperativo #ludificación


gravity-glue2En una entrada anterior estuve desarrollando los principios de los que parto para utilizar  el Aprendizaje Cooperativo en el aula de Ciencias Sociales.

Esos principios y el ensayo-error, me han permitido apuntar mejor hacia el desarrollo de aulas cooperativas. Concretando en la creación de  nuevos documentos,  que ampararan y reforzaran la cohesión del grupo y la interdependencia positiva.

Un cambio fundamental ha sido la creación del contrato de compromiso. Un contrato en el que se establecen los roles que cada uno de los integrantes del equipo tiene que desarrollar. Estos roles y sus funciones intentan asegurar, que los miembros se necesiten unos a otros para poder trabajar con éxito. A esto se le añade que he introducido cambios en la rúbrica de evaluación y en la autoevaluación/coevaluación del alumnado.

Esos cambios han consistido en introducir nuevas variables dentro del trabajo en equipo y que se pondere con más valor todo lo relacionado con la interacción promotora, es decir, todo lo que conlleve un mejor ambiente conjunto de trabajo. En segundo lugar, los cambios han conducido a discernir más lo que cada uno desempeña en el equipo (responsabilidad personal e individual), mediante un seguimiento más exhaustivo y con una planificación de seguimiento a mitad del desarrollo de las tareas integradas.

Derek-y-Jim-Redmon-Cordon-PressEl cambio fundamental y que todavía no he conseguido implementar, es el desarrollo de habilidades sociales al servicio del trabajo en equipo. Es mi caballo de batalla, y es precisamente donde encuentro más dificultades, sobre todo por el ambiente competitivo e individualista en el que educamos en nuestra escuela y en nuestras familias. De modo que es muy común encontrar alumnado que no quiera trabajar en equipo y que prefieran trabajar solos, o peor aún, que  no quieran trabajar con determinados/as alumnos/as por razones peregrinas: no me cae bien, es tonta/o, es el marginado de la clase o porque tenga NEE.

A pesar de estas dificultades, he incorporado un apartado de habilidades sociales en el contrato de compromiso. Ese apartado conlleva la realización de uno o varios compromisos en pos de conseguirlo, y que lógicamente se evalúan tanto en su auto/coevaluación como en la rúbrica de la tarea o proyecto.

Mi gran descubrimiento ha sido la ludificación al servicio del aprendizaje cooperativo. Desde que comencé tenía claro que no podían tener un carácter antagónico, así que el desarrollo de las cartas, dinero y el propio proceso ludificado, conducía a que solo puedes avanzar con la ayuda del compañero/a. Esto se esta demostrando ahora. Cuando una importante cifra de alumnos/as, están cediendo o regalando sus cartas/dinero para que sus compañeros/as puedan acceder a niveles más altos, lo que conlleva mayores privilegios: no hacer el cuestionario y obtener la máxima nota, decidir todos los integrantes de tu equipo o eliminar la peor nota que hayas tenido en el curso. Estas cesiones no se hacen de forma gratuita, se hacen para intentar ayudar a sus compañeros más cercanos, pero están creando un ambiente muy positivo en la clase y no se ha reforzado el aspecto competitivo del proceso.

El último cambio ha ido acompañado de un mayor seguimiento del día a día de la clase. Eso ha permitido desarrollar un mayor feedback al alumnado, no solo de su progreso académico, sino que ha permitido un mayor conocimiento mutuo y un establecimiento de sinergias emocionales, desarrolladas mediante estructuras simples de Aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, les sorprendió mucho cuando en mitad de una unidad didáctica desarrollamos una estructura en la que les pregunté por lo mejor y lo peor de sus padres.

En el camino seguimos, pero sin duda es apasionante  a donde nos conduce.

 

 

 

 

 

¿Puede tener aspectos positivos la LOMCE? #abp #cooperativo


Tucuman_Trancas_Ruta_9

Que es necesario un pacto de Estado por la Educación no creo que se ponga en duda. Todas las leyes educativas, sean de un color u otro, han levantado ampollas y han tenido sus detractores.

De esta crítica no se libra la LOMCE. Ley que tiene muchos aspectos cuestionables: revalidas, incorporación y/o retirada de materias, nuevas interpretaciones de las competencias ..

Sin embargo, he de reconocer que me ha sorprendido gratamente la orden ECD/65/2015, donde se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de las enseñanzas de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

Sorprende por la apuesta que hace por los cambios. Cambios en la metodología, en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en la organización escolar. Es la primera vez que he leído un documento  estatal, en el que de forma tan clara y concisa nos remite a que debemos adaptarnos a los nuevos tiempos.

Son remarcables dos aspectos. Uno es la evaluación y como propone utilizar instrumentos y estrategias variadas “para evaluar al alumnado de acuerdo con sus desempeños en la resolución de problemas que simulen contextos reales”.

Al igual que estimula a utilizar instrumentos como el portfolio de aprendizaje, o entiende como necesario que el alumnado participe en su propia autoevaluación y coevaluación.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El segundo elemento es el anexo II. En el se aportan orientaciones metodológicas para permitir trabajar por competencias.   Es una hoja de ruta de todos los posibles cambios del sistema educativo español.  El necesario cambio del rol docente-alumno; el uso de metodologías activas en el aula, tales como el ABP, los centros de interés..;  la incorporación del aprendizaje cooperativo y más importante aún, que los docentes se impliquen en la creación de materiales y recursos, sobre todo para atender a la diversidad. Termina este anexo con una llamada a la colaboración entre docentes.

La polémica con la LOMCE no termina con esta orden, puede que no signifique nada. Pero que en un documento oficial se incluyan las palabras: atención a la diversidad, cooperativo o metodologías activas.. me obliga a pensar que hay esperanza.