Proyectos en Ciencias Sociales 2015 (II)


Blue BundiEs increíble lo que están haciendo los docentes de Ciencias Sociales. En estos últimos años he visto una evolución impresionante, y si bien, no solo voy a hablar de proyectos, no resta mérito las  nuevas tendencias que se aprecian en nuestra materia y en el espectro general de los docentes.

La primera docente es María Adela Camacho Manarel (@camachomanarel). Ya escribí sobre ella en un post anterior, donde describí como estaba desarrollando un proyecto con su alumnado de 2º de Bachillerato. Su proyecto  basado  en la creación de rutas turísticas, incluye un elemento primordial. El trabajo de emociones y sentimientos junto a técnicas de Mindfulness. Gracias a esos “cinco minutos muy rentables”,  puede ayudar a focalizar la atención de su alumnado en el tiempo presente.

Después de la experiencia de este EABE, estoy cada vez más convencido de que es necesario el desarrollo de este tipo de técnicas.

El siguiente proyecto es el de Natxo PV, que por desgracia nuestra no tiene Twitter. Natxo es un docente que trabaja una asignatura basada en el juego, específicamente los juegos de rol. En esta asignatura ha creado un juego inspirado en la serie “El Ministerio del Tiempo”, de modo que su alumnado toma el rol de agentes del ministerio, que tienen que solventar crisis de diferentes contextos históricos.  Sencillamente: ¡Una genialidad!. Sólo basta con analizar la misión en la que tienen que rescatar a Bartolomé de las Casas, para evitar que a los indios se les explotara aún más.

Bansky-Flower-Brick-Thrower.

Negrevernis (@negrevernis) está utilizando la ludificación educativa , combinada con el aprendizaje cooperativo. Así ha desarrollado una propuesta futurista de colonización de un satélite de Júpiter. En esta propuesta se trabajan los contenidos de 2º de la ESO, específicamente los relacionados con el Renacimiento y el Humanismo.

El siguiente si es un proyecto educativo. Nunca me cansaré de afirmar el mérito que tiene Nuria López (@NuriaLopezRoca) y su equipo. No solo trabajan por proyectos, sino que lo hacen con menores en riesgo de exclusión social en varios centros de menores. Su proyecto se llama Mujeres científicas a lo largo de la Historia y os recomiendo que le echéis un vistazo.

Ángel Ramos (@enlavicaria) es un docente como la copa de un pino. Lo conocí en el Encuentro de Docentes de Ciencias Sociales de Lebrija, y ambos compartimos afición por el uso del juego en el aula.

En el proyecto la Ciudad de mis abuelos, la ciudad de mis nietos.  Es una idea muy interesante porque analiza la percepción diferenciada de la evolución de las ciudades, para luego plasmar esto en un plano en el que incluirán fotos, posibles soluciones a los problemas urbanos y una propuesta de expansión.

Carmen Fernández Rom (@rom_krmn) dirige el proyecto 42. Este proyecto nace desde las Comunidades de Aprendizaje, como ella misma afirma el trabajo en el aula sigue esta organización: “..en equipos de 4 0 5 alumnos y alumnas con una persona adulta que coordina-dinamiza la tarea para realizar en un tiempo breve, de 10 a 15 minutos: transcurrido ese tiempo, se cambia de ubicación, actividad y persona adulta… La tarea debe resolverse mediante la interacción y el diálogo centrado preferentemente en quienes forman el grupo, el trabajo conjunto y tener como consecuencia un nivel de aprendizaje suficiente de cada componente”.

Un proyecto en el que se apuesta por la inclusividad y la creación de grupos interactivos con un plantel enorme. Esto hace que su trabajo en el aula sea muy rico y muy potente.

Me despido. Espero que disfrutéis y aprendáis con el trabajo de estos increíbles docentes. Espero encontrarme con todos/as ellos/as en el próximo Encuentro de Docentes de Ciencias Sociales

#EABE15. Ideales que se convierten en realidad.


cartelEABEpeque

cartelEABEpequeComparar un EABE con otro, es como comparar a los hijos/as. Cada uno es diferente, cada uno tiene virtudes, y cada uno tiene defectos.

Si tuviera que definir el de este año con una palabra es emoción, y aquí voy a utilizar una cita de Begoña Ibarrola cuando afirma “pero hoy sabemos que el verdadero aprendizaje, en el campo que sea, no se produce cuando se comprende, sino cuando se siente lo comprendido”. Os puedo asegurar que este año he aprendido más que nunca.

He aprendido, porque este año el EABE ha dado voz a mucha gente y colectivos. Eso me ha permitido conocer iniciativas de esos innovadores desconocidos a los que dibuja Néstor Alonso.

innovadores_anonimos

He aprendido, porque este año el EABE ha tenido muchas caras nuevas. Eso me parece un logro. Si queremos cambiar la Educación, solo podemos hacerlo extendiendo otra visión, otros modelos.

He aprendido, porque no he parado de sonreir. Me he divertido mucho. Solo basta con echar un vistazo a la percusión corporal que organizaron el colectivo #YoconEuterpe.

He aprendido porque todo fluía. Ha sido increíble la labor de la organización. Mi enhorabuena a todos/as.

Existirán defectos, pero solo puedo decir que me habéis cargado las pilas.

Os dejo con otra cita. Mientras trabajamos los proyectos con los grupos, (el poco rato que estuve) una compañera pronunció la siguiente frase: “Hemos llenado las aulas de tecnologías…. . No os puedo asegurar que dijo después, porque inmediatamente continué mentalmente con lo que ella había dicho y añadí: … ahora tenemos que llenarlas de personas”.

Después de este EABE os aseguro que hay grandes personas dentro de las aulas.

 

El Aprendizaje Cooperativo en Ciencias Sociales (II) #abp #cooperativo #ludificación


gravity-glue2En una entrada anterior estuve desarrollando los principios de los que parto para utilizar  el Aprendizaje Cooperativo en el aula de Ciencias Sociales.

Esos principios y el ensayo-error, me han permitido apuntar mejor hacia el desarrollo de aulas cooperativas. Concretando en la creación de  nuevos documentos,  que ampararan y reforzaran la cohesión del grupo y la interdependencia positiva.

Un cambio fundamental ha sido la creación del contrato de compromiso. Un contrato en el que se establecen los roles que cada uno de los integrantes del equipo tiene que desarrollar. Estos roles y sus funciones intentan asegurar, que los miembros se necesiten unos a otros para poder trabajar con éxito. A esto se le añade que he introducido cambios en la rúbrica de evaluación y en la autoevaluación/coevaluación del alumnado.

Esos cambios han consistido en introducir nuevas variables dentro del trabajo en equipo y que se pondere con más valor todo lo relacionado con la interacción promotora, es decir, todo lo que conlleve un mejor ambiente conjunto de trabajo. En segundo lugar, los cambios han conducido a discernir más lo que cada uno desempeña en el equipo (responsabilidad personal e individual), mediante un seguimiento más exhaustivo y con una planificación de seguimiento a mitad del desarrollo de las tareas integradas.

Derek-y-Jim-Redmon-Cordon-PressEl cambio fundamental y que todavía no he conseguido implementar, es el desarrollo de habilidades sociales al servicio del trabajo en equipo. Es mi caballo de batalla, y es precisamente donde encuentro más dificultades, sobre todo por el ambiente competitivo e individualista en el que educamos en nuestra escuela y en nuestras familias. De modo que es muy común encontrar alumnado que no quiera trabajar en equipo y que prefieran trabajar solos, o peor aún, que  no quieran trabajar con determinados/as alumnos/as por razones peregrinas: no me cae bien, es tonta/o, es el marginado de la clase o porque tenga NEE.

A pesar de estas dificultades, he incorporado un apartado de habilidades sociales en el contrato de compromiso. Ese apartado conlleva la realización de uno o varios compromisos en pos de conseguirlo, y que lógicamente se evalúan tanto en su auto/coevaluación como en la rúbrica de la tarea o proyecto.

Mi gran descubrimiento ha sido la ludificación al servicio del aprendizaje cooperativo. Desde que comencé tenía claro que no podían tener un carácter antagónico, así que el desarrollo de las cartas, dinero y el propio proceso ludificado, conducía a que solo puedes avanzar con la ayuda del compañero/a. Esto se esta demostrando ahora. Cuando una importante cifra de alumnos/as, están cediendo o regalando sus cartas/dinero para que sus compañeros/as puedan acceder a niveles más altos, lo que conlleva mayores privilegios: no hacer el cuestionario y obtener la máxima nota, decidir todos los integrantes de tu equipo o eliminar la peor nota que hayas tenido en el curso. Estas cesiones no se hacen de forma gratuita, se hacen para intentar ayudar a sus compañeros más cercanos, pero están creando un ambiente muy positivo en la clase y no se ha reforzado el aspecto competitivo del proceso.

El último cambio ha ido acompañado de un mayor seguimiento del día a día de la clase. Eso ha permitido desarrollar un mayor feedback al alumnado, no solo de su progreso académico, sino que ha permitido un mayor conocimiento mutuo y un establecimiento de sinergias emocionales, desarrolladas mediante estructuras simples de Aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, les sorprendió mucho cuando en mitad de una unidad didáctica desarrollamos una estructura en la que les pregunté por lo mejor y lo peor de sus padres.

En el camino seguimos, pero sin duda es apasionante  a donde nos conduce.