Minecraft e Industria. Aplicaciones del #abj #gbl.

Minecraft es un videojuego único. Con una estética de 8 bits y con un funcionamiento muy sencillo, es capaz de competir con otros juegos que tienen un mayor desarrollo gráfico o una historia apasionante y enrevesada detrás. Sin embargo, la riqueza de este videojuego es la comunidad de desarrolladores y jugadores que hay detrás. Esta comunidad es capaz de construir cualquier cosa que se propongan, porque su mayor potencial reside en su versatilidad. Puedes construir casi cualquier tipo de mundo, espacio, tiempo, y si  no lo sabes hacer existen grupos que te ayudan y te aportan consejos o parches para poder hacerlo.

Lo que supone todo esto es un proceso de aprendizaje cooperativo. La comunidad coopera entre si, sin esperar nada a cambio, sólo por el placer de construir algo juntos. Además estimula procesos cognitivos de alto nivel porque todo se construye desde la nada y hay que ir buscando las variaciones, parches y modificaciones que se adapten a lo que queremos construir.¡ Se puede pedir algo más para una aplicación educativa!

Como muestra os dejo este video. Este que  veis es un video donde se muestra la creación del Universo, la aparición de la Tierra y la vida en ella, hasta llegar a la creación de Minecraft. Este es el secreto de Minecraft y  lo que lo hace tan interesante y tan aplicable para trabajar con nuestros alumnos.

Su adaptabilidad, sencillez y posibilidades son infinitas, de modo que desde hace unos años les propongo a mis alumnos que trabajen las tareas integradas utilizando esta aplicación. No me gusta obligarles, porque para alguien ajeno puede ser muy complicado, pero para aquellos que lo usan con asiduidad no presenta problemas.

Así que en la última tarea que hemos estado trabajando les propuse crear un juego basándose en los contenidos del sector Secundario, de modo que hubo dos grupos que inmediatamente me propusieron si podían hacerlos basándose en Minecraft.

Los resultados han sido excelentes. En el primer video los alumnos crearon una historia basada en un viaje en el tiempo, por el cual el protagonista retrocedía en el tiempo a la 1ª Revolución Industrial,  teniendo que someterse a las duras condiciones laborales para poder llegar a la 2ª Revolución Industrial y así hasta llegar a su época. Si bien no pudieron terminarlo, no quita mérito al proceso de ambientación e investigación de las condiciones laborales, tecnologías y ambientes de todo el proceso de evolución de la industria.

El otro juego es un juego de supervivencia. El protagonista tiene que partir de recursos muy básicos para poder ir mejorando su desempeño, llegando a la fábrica final que tendrá que poner en marcha para poder salir de donde esta encerrado.

Como podéis comprobar las posibilidades son prácticamente infinitas. Creo firmemente que es una aplicación que tiene un enorme potencial en su vertiente educativa.

La evaluación … nuestra asignatura pendiente II

medium_431203544

El final del curso escolar es un momento excelente para la reflexión. Ya queda poco para la entrega final, conocemos bastante bien al alumnado y en mi caso, no me falta mucho tiempo para corregir porque mi proceso evaluativo es más del día a día.

Mis reflexiones han sido conducidas por las quejas de mi alumnado ante el proceso de evaluación. Si, lo reconozco: utilizo rúbricas, diarios de aprendizaje, portfolios, autoevaluación y coevaluación, y un largo etcétera, pero a pesar de mis esfuerzos tengo más quejas que compañeros/as que utilizan sólo el examen como instrumento de evaluación.

Como ya visteis en otro post, tenía muchos problemas con la autoevaluación, ya que casi todos los grupos destacaban por su escasa franqueza y honestidad.

Otro problema acuciante era la coevaluación. Nunca me había pasado, pero este año he tenido un grupo de 3º que  ha intentado utilizarla como arma arrojadiza, de modo que me vi obligado a repasar las notas y entrevistarme con varios grupos, para que reflexionaran sobre si sus evaluaciones eran reales o estaban influidas por otros motivos, fuera del proceso y producto educativo.

Estos problemas y quejas han originado una serie de cambios. Entre muchos cambios he incorporado la creación de un contrato de compromiso individual y grupal. Esto me ha servido para asignar roles dentro del grupo. Roles que tienen unas tareas asignadas, a las que se pueden añadir otras más específicas, dependiendo de la tarea o del proyecto que estemos realizando. Eso me ha permitido hacer un seguimiento más pormenorizado del trabajo individual y grupal, lo que ha repercutido en un mayor acercamiento a la realidad del proceso. Además me ha aportado más argumentos para poder discutir la autoevaluación y la coevaluación.

Otra novedad ha sido la hoja de evaluación de las tareas y proyectos. Un documento que hasta ahora no tenía, ya que para evaluar las tareas en la presentación en público utilizaba una hoja en la que apuntaba lo que iba viendo. Era sencillo y rápido, pero me encontraba con quejas del alumnado porque alegaban que no había visto todo lo que ellos presentaban, a lo que habría que añadir que luego me encontraba con un batiburrillo de folios y hojas que no tenían ningún orden, ni me ayudaban mucho en el proceso reflexivo de la evaluación. Así que creé este documento, sencillo y adaptado a las necesidades de las tareas y proyectos, ya que en el puedo reflejar si han cumplido sus compromisos y los mínimos o si han tenido problemas en el grupo. También incorpora un cuadro en blanco para poder evaluar según la rúbrica entregada, y un espacio para incluir comentarios u observaciones.

No todo han sido fracasos, de hecho este año ha funcionado muy bien la corrección mutua de los cuestionarios. La idea es sencilla pero funciona. Los alumnos hacen su cuestionario y a los dos o tres días corrigen el cuestionario de un compañero/a, de modo que cuanto más corrijan y más fallos encuentren más sube su nota. De hecho hay algunos casos de gente que pasa de estar suspensos a poder aprobar o mejorar su nota considerablemente.

Aunque al principio había reticencias porque pensaban que eso les iba a suponer suspender a sus compañeros/as, en la actualidad se ha convertido en una actividad muy enriquecedora porque les permite darse cuenta de sus propios errores, mejorar su nota y aprobar, e incluso reflexionar sobre lo que han aprendido.  A esto hay que añadirle que en cada cuestionario siempre hay preguntas de las otras unidades didácticas, lo que significa que si suspendiste en un cuestionario en el cuestionario final, tercero o cuarto, vas a poder recuperar esa nota o mejorar tu calificación.

La reflexión no se ha parado aquí porque tras leer el libro de Santos Guerra “Una flecha en la diana”, he podido ahondar aún más en el camino que me queda por recorrer. Un camino en el que descubro cada vez más que la evaluación puede ser el proceso educativo más poderoso.

photo credit: nunro76 via photopin cc