Sé lo que hiciste el último verano (II). Flipped UIMP15. #flippeduimp15


El último hito antes de disfrutar las vacaciones fue el curso de Flipped Classroom de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Gracias a la invitación de Manuel Jesús Fernández, pude compartir mi experiencia sobre la enseñanza invertida y el Aprendizaje Cooperativo.

Ya la misma preparación del taller y de la ponencia fue un esfuerzo cooperativo, ya que estuvimos compartiendo espacio y experiencias: Berta Martínez, Irene González, Adela Fernández y yo mismo. Sin dudarlo, el hecho de contar con la experiencia de ellas me ha servido mucho y me ha abierto los ojos a nuevas perspectivas sobre el Aprendizaje Cooperativo.

Así que iniciamos a realizar quedadas virtuales para poner en común nuestras experiencias, y de ahí fueron surgiendo las ideas del taller, que se inició con una temática común: el calentamiento global y el cambio climático. La idea inicial era compartir el vídeo creado, visionarlo, para luego poder trabajar  con estructuras de Aprendizaje Cooperativo.

Gracias a Berta y a Bloggeando creo que se desarrolló un taller muy práctico. Ellas fueron introduciendo toda una serie de estructuras y planificación, que sinceramente, me sirvieron para entender como aplicar el Aprendizaje Cooperativo de forma más sistemática.

Fue un gran día. Entre otros motivos porque los docentes que se encontraban allí reunidos tenían una gran experiencia y voluntad. Lo que facilitó mucho el poder trabajar y desarrollar las prácticas.

El otro componente esencial fue el emocional. Como siempre fue un placer coincidir con Manuel Jesús Fernández, Domingo Chica y Antonio Calvillo. Al igual que fue muy grato poder conocer a Ana Basterra y Víctor Marín.

Dejo aquí el enlace del site que crearon mis compañeras, a las que agradezco su enorme trabajo.

Sé lo que hiciste el último verano. Curso de la AGE. (I)


age

Ha terminado el verano, al menos, para mi como docente y así termina mi obligado y necesario descanso de blogs, redes sociales y todo lo que me conecta con otros docentes.

Ha sido un verano jugoso en el que he tenido el placer de poder colaborar en dos cursos. El primero de todos ellos el  VIII Curso sobre la enseñanza de la Geografía en la Educación Secundaria, al que agradezco que me invitara Isaac Buzo.

En mi caso estuve hablando de incorporar las metodologías activas, el Aprendizaje Cooperativo y la enseñanza invertida en el aula. Todo desde una perspectiva geográfica, y que pude disfrutar mucho, ya que hacía mucho tiempo que no hablaba y compartía con compañeros/as geógrafos/as. Fue un momento muy intenso, entre otros motivos porque hacía un calor del demonio y porque disfrutaron de mi presencia a las 16:00 h.

Además pude comprobar como mis compañeros/as docentes mantienen su pasión por la materia y como intentan acercar la Geografía a la realidad del alumnado.  Acciones que intentan demostrar como la Geografía es una ciencia para la acción, y que ponen en resalte como la Geografía y su currículum está diluyéndose poco a poco en las Ciencias Sociales.

Entre estas acciones quiero destacar la enorme labor que está desarrollando la Universidad de Zaragoza, que ha conseguido que se cree una asignatura con una gran vocación de Geografía aplicada, es el “Análisis geográfico regional”  1º de Bachillerato. Un gran trabajo, que hay que reconocer a Mª Teresea Echeverría.

A pesar de que, como demostró  Rafael de Miguel, la inmensa mayoría de los retos a los que se enfrenta la humanidad tienen un marcado carácter geográfico. No olvidemos que John Dewey, el inspirador de la metodología de proyectos, afirmó que

«La unidad de todas las ciencias se encuentra en la geografía. La importancia de la geografía es que presenta la Tierra, como la sede permanente de las ocupaciones del ser humano».

Me hubiera gustado estar más tiempo y poder disfrutar de las ponencias de Manuel Pimienta, de Mónica Mora y de Pablo Jiménez.  Os dejo de todos modos el enlace de todas las ponencias para que podáis disfrutar de ellas.

Ludificación en el aula y Jornadas de Intercambio de Experiencias en CC.SS


Me reconozco como bloguero, es un medio que me gusta y que me hace reflexionar sobre lo que hago y lo que dejo escrito, y lo que queda escrito forma parte de mi mismo y de la proyección del trabajo de mi alumnado y mío en la red. Esa proyección en la red me ha permitido tener el honor de participar en dos eventos de carácter educativo, dos eventos que casualmente han coincidido en el tiempo con lo que eso supone para un docente.

Siempre que se ha reconocido mi labor y la de mi alumnado he dicho que es un honor. Doble honor, porque tu trabajo lo reconocen docentes y porque lo hacen cuando estás vivo, lo cual le da aún más valor.

Así que durante esta semana he viajado a Córdoba para asistir como ponente a las VI Jornadas de intercambio de Experiencias en Ciencias Sociales. La verdad es que ha sido una experiencia muy rica, ya que nunca había participado como ponente en un CEP y mucho menos ante tantos docentes de la especialidad. Es triste reconocerlo pero en nuestra especialidad no existen demasiados eventos de este género, así que el que se realicen estas jornadas es un logro del que deben sentirse orgullosos, tanto José Moraga como todo el profesorado de Ciencias Sociales que se preocupa de mantener viva la llama.

El título de mi ponencia hace referencia a una cita de Montessori, en la que afirma que el éxito de un docente es poder afirmar que sus alumnos trabajan como si no existiera. Sobre esa cita se orientó mi charla, sobre el uso de mis cuatro pivotes para conseguir que yo desaparezca poco a poco del aula. Esos pivotes son:

– La clase invertida, entendida según el modelo de Manuel Jesús Fernández Naranjo “Se trata, no tanto de hacer lo contrario para hacer prácticamente lo mismo, sino de darle protagonismo al alumnado, que ellos tomen sus decisiones en el aprendizaje”. De igual modo hablé de mi propuesta de invertir (tu) en clase, es decir, dedicar tiempo a la creación de materiales, recursos, que luego ellos puedan utilizar y aprovechar el tiempo en clase para trabajar metodologías activas.

– Las tareas integradas y el aprendizaje cooperativo, ambos ejes vertebradores del trabajo en mi aula. El alumno aprende haciendo y trabajando en equipo.

– La ludificación del aula, un elemento que permite aumentar el compromiso y el “enganche” del alumnado, la igual que permite orientar el trabajo en el aula hacia el trabajo cooperativo, fomentando e incentivando la ayuda al otro, es decir, yo soy si tu eres.

La otra ponencia se desarrolló en Madrid, era un encuentro de maestros de español de toda Europa denominado “Enredando palabras”, amparado por el eTwinning y que sirvió para exponer las conclusiones de mi proceso de Ludificación del aula. Si bien me considero un novato en este tema, es verdad que el uso de la Ludificación (o Gamificación) puede ser un elemento muy interesante en el desarrollo de nuestras clases, siempre y cuando no caigamos en el error de obligar a nuestro alumnado o querer crear un sistema de “Puntificación” que estimule la competición y el individualismo salvaje. La ludificación es una herramienta muy poderosa al servicio de la gestión de las emociones y sentimientos para fomentar el compromiso con el proceso educativo.

Ha sido un placer poder compartir mi experiencia y mis errores con vosotros. Nos seguiremos viendo en la red, donde seguiré publicando lo que ocurre en mi aula.